Contacto

La mejor forma de empezar el día – Un desayuno sano y nutritivo

La importancia del desayuno tiene que ver con que es la primera comida después de un largo período de ayuno, ya que por la noche, al estar dormidos, no ingerimos alimentos y deben ser ocho horas para poder descansar como corresponde.

Para muchos no hay nada peor que el momento de levantarse, porque hay dejar nuestra cómoda cama para ir a la escuela a estudiar o realizar las tareas en casa. Sin embargo, las horas después de que nos despertamos son muy importantes ya que van a determinar como nos sentiremos el resto del día. La clave para hacerlo de la mejor forma es tomando un muy buen desayuno.

La importancia del desayuno tiene que ver con que es la primera comida después de un largo período de ayuno, ya que por la noche, al estar dormidos, no ingerimos alimentos y deben ser ocho horas para poder descansar como corresponde. Mientras dormimos, muchas funciones del cerebro se relajan, y para que vuelvan a estar activas hace falta obtener nutrientes de los alimentos, especialmente vitaminas, hierro y calcio.

Si comemos un desayuno equilibrado, las funciones cerebrales empiezan a trabajar mejor y el cuerpo está listo para empezar el día con mucha energía.

Además, vamos a estar más alertas para aprender mejor en el colegio, lo cual es muy importante.

Para que un desayuno sea considerado muy bueno, tenemos que combinar los alimentos para poder obtener la mayor cantidad de nutrientes posibles. En la mañana nunca pueden faltar los lácteos, como leche, yogur o queso que nos dan calcio, hierro y zinc. Tampoco cereales o pan que nos otorgan hidratos de carbono, ni frutas que nos dan vitaminas.

Si no sabes como hacer un buen desayuno te recomendamos los siguientes menús:

  • El jugo exprimido de una naranja, un vaso de yogur con cereales y dos tostadas de pan con tu mermelada preferida
  • Un vaso de yogur del sabor que más te guste con dos panqueques con frutas.
  • Un buen vaso de licuado de banana con leche y un tostado de jamón y queso.
  • Un vaso de leche con chocolate, dos tostadas con queso y dulce y una fruta.

Con las propuestas que te damos te podes dar cuenta que tomar un desayuno sano no significa que tengas que ingerir alimentos que no te gusten, sino alimentos sabrosos y nutritivos, para empezar el día despierto y con mucha energía.

Es muy importante que no tomes el desayuno a las corridas sino que destines un buen tiempo para comer tranquilo, así tu organismo podrá absorber los nutrientes que aportan los alimentos de la mejor manera.

FacebookMySpaceTwitterOtros servicios